5.9.10

SALTO PERFUMADO de AZAHARES


Mi salto,hoy amaneció inundado de aroma de azahares.La lluvia,parece haber literalmente lavado el cielo,la luminosidad es increíble.Luego de tantos días lluviosos y grises,el sol estalló en colores ,en luminosidad,tal vez para que no olvidemos de él,de su belleza y de todo lo hermoso que nos inspira,porque solo al ver su luz,se nos escapa una sonrisa y nos sentimos llenos de una fuerza y una energía vital,que no sabemos bien de dónde proviene,si del mismo sol o de la madre tierra que nos sostiene,o talvez del sol ,de la tierra o de alguna otra fuente que no nos atrevemos a mencionar,pero lo cierto es que nos sentimos urgidos por fluir con ese caudal de vida que llama a travez del sol,de los aromas,de los colores.Feliz Domingo SOLEADO pra todos,y para quienes se encuentren en algún lugar donde hoy el sol se encuentre cubierto,les pido que no olviden su belleza,ya pronto él les regalará un abrazo inmenso,como lo está haciendo hoy,en este mi Salto aromático y bello.

3 comentarios:

Martin dijo...

Hola que tal? Estuve viendo tu blog y la verdad me parece buenísimo,te felicito.El motivo de mi comentario no es solo para felicitarte por tu blog,que está realmente bueno,sino que te invito a mi nuevo blog que se llama Martu te habla de todo.En mi blog no solo voy a comentar sobre algunos temas de actualidad sino que voy a subir videos o publicar algunos textos sobre algunos temas que son de esos temas donde charlamos de la vida.Obviamente el motivo de las charlas de la vida no es averiguarle la vida privada a todo el mundo porque no es el propósito y no está bueno,simplemente es reflexionar sobre esos temas.Además el conversar sobre esos temas es un punto de encuentro entre los lectores y yo.Bueno te espero por mi blog que es www.martutehabladetodo.blogspot.com y te agrego a mis webs favoritas,te mando un saludos y felicitaciones nuevamente por tu blog,saludos cordiales.

Nacho dijo...

Qué viva el amor.

El_Hincha dijo...

Me dan ganas de abrazarme a un arbol, tomarme una imperial, y comer un chocolondo