20.9.10

Las entrevistas deberían ser mucho más cortas

Y no es por una monocausa, dijera Julio Ríos. Ambas partes (entrevistador y entrevistado) tienen grados de culpa equivalentes. El periodista por hacer pelotudas, y el entrevistado por responder cualquiera.

Pasemos a un ejemplo. Esta es una entrevista como las que vemos hoy en día, en la que los dos incurren en el error.

-¿Contento?
-Sí, la verdad que el equipo jugó muy bien, se hicieron 9 goles que es importante, y lo importante es que el equipo estuvo bien parado, ante un rival muy duro.
-Te diste el lujo de marcar tres goles
-Sí, la verdad que sí, es una gran alegría, pero sobre todo por el grupo, gracias a mis compañeros, que gracias a lo que trabajamos en la semana hoy salieron las cosas.

¿Qué pasaría si el entrevistado hiciera las cosas bien?

-¿Contento?
-Si, ganamos 9-0. Es obvio.
-Te diste el lujo de marcar tres goles.
-Sí, me di cuenta.

¿Y si en cambio el periodista mejorara en su accionar?

-Me imagino que muy contento con esta goleada. ¿Cuál fue el principal aspecto en el que se impusieron para lograrla?
-Sí, la verdad que sí, jugamos muy bien. Lo importante es que se ganó y se hicieron muchos goles, ante un rival muy duro.
-De los tres goles que marcaste, ¿fueron todos de jugada preparada, o fue inspiración del momento?
-No, fue gracias a mis compañeros y todo el trabajo de la semana, pero lo importante es que se pudieron hacer los goles, y en lo personal muy contento.

En conclusión, una mierda todo. Pónganse las pilas.

4 comentarios:

andal13 dijo...

Para respuestas a preguntas pelotudas, las de Jota Erre:

-¿Estás caliente, JR?- (preguntó un avispado periodista tras una derrota).
-Sí, estoy caliente con tu mujer.

RodrigoVagoneta dijo...

jajajajajaja muy buenooo
es tal cuál. Los jugadores de fútbol hablan mucho y no dicen nada, y responden suiempre lo mismo. Ah, y responden cualquier pregunta con "Nahh, yo creo que...". salu2

El_Hincha dijo...

Entre los "periodistas" deportivos y los jugadores de futbol siempre se dan esas conversaciones tan particulares, donde el jugador responde lo que se le antoja porque no le interesa escuchar la pregunta (o la pregunta es tan ridicula que no hay nada inteligente que responder), y por su lado el periodista no escucha la respuesta (y termina haciendo una segunda pregunta aun peor que la anterior, y que ya fue parcialmente contestada en la anterior respuesta)
Es el famoso cassette.

Y ahora a pensar en el proximo post...

Nacho dijo...

Un diferente JR.
Yo creo que es muy cierto y concuerdo con todos ustedes.